CIUDAD DE ALGECIRAS

La Nave:

Mediados de la década del 50, hoy diríamos del siglo pasado. El Ciudad de Algeciras singla a casi 15 nudos, por un Mediterráneo planchado, que se prepara a dar la bienvenida a un nuevo y caluroso día de verano. A proa, entre la bruma, ya se colige el contorno familiar de la isla. El Jefe de Máquinas se ha permitido subir al puente. El viaje ya termina, y todo ha salido a pedir de boca. Pequeños contratiempos, si, pero en que viaje no los hay.  Ahora se toma de la barandilla, y respira hondo, mientras el aire salobre del amanecer llena sus pulmones, a decir verdad un poco saturados del tufo aceitoso de la sala de máquinas. Pero, que sala! es su responsabilidad, y el ronroneo de los motores bien regulados lo llena de orgullo. Sus manos adivinan en el frío metal la vibración de sus queridos Burmeister, y aunque desapercibido para otros, él sabe que todo marcha bien.

El telégrafo ha ordenado media marcha, "HALF" porque el puerto está ya cerca, y todo el mundo se entrega al trajín previo al abordaje del práctico para el atraque. Jaime ha descendido presuroso por la angosta escalera del tambucho de estribor del puente, y cruzando a babor, sale a la  cubierta de esa banda, para echar un vistazo discreto a la torre de señales. Ya han enarbolado los gallardetes correspondientes, para dar aviso del arribo, y el sabe que Catalina se tranquilizará al adivinar (más que divisar) los pendones en la distancia...

The mid fifties, we should say today in the past century. The Algeciras steams at 15 knots sliding on a flat Medterranean sea, which is about to greet the dawn of a new torrid summer day. Fore, clad in the mist, the familiar outline of the Majorca island begins to materialize. The Engine Room Chief concedes himself a short visit to the bridge. The trip is practically over, and everything turned out well. Of course some lesser odds, as in any journey. He presently clings to the railing and takes a deep breath, filling his lungs with the briny morning breeze, which helps to clear the oily stench of the engine room. But SUCH an engine room! It is his responsibility, and the humming of the finely tuned engines is reassuring. His hands recognize in the cold metal the pulse of his beloved Burmeister, and although unperceived by the rest, he knows everything runs well.

 El Modelo:

Aquí vemos el esbozo del casco, con la estructura del puente y el futuro emplazamiento de la chimenea. Se han ajustado las bandas y las aberturas del puente techado de popa. El faro ya se yergue en escala ajustada al modelo. Ambos objetos descansan sobre el esquema probable de distribución en la botella.

Algún tiempo después, la torre ganó su estructura de piedra y mástiles, y el buque sus bandas y cubierta.

Aquí le vemos en el astillero, ya han sido agregados la cubierta, pescantes y botes, puente, chimenea y escotilla de proa con mástil trinquete y esbozo de las maquinillas para cobrar las anclas

Era usual en buques de la flota mediterránea, montar unos armazones sobre cubierta, para proteger al pasaje de los implacables rayos del sol estival. Vemos aquí la reproducción de los mismos en el modelo, y una foto del original.  

Ahora. la nave modelo está ya casi a punto, para su montaje final dentro de la botella:

Todo en orden, será preciso montar todo dentro de la botella. Por sus características, adopté para este modelo un método parte a parte, el original que usaron los monjes de Europa central en sus ofrendas votivas, las llamadas Geduldsflaschen (ver intro y otros lugares de este sitio)

Siguiendo el plan original, el buque iba arrumbado al puerto, y debía dejar por la aleta de babor la torre de señales, pequeña licencia de modelista dado el calado. Si embargo, costó un trabajo de investigación obtener la configuración del faro, del promontorio y de la cala al momento del diorama (años 40-50). Finalmente mi amigo Jaime me proveyó una antigua postal que usé conjuntamente con mapas, antiguos esquemas y código de señales, obteniendo el siguiente resultado:

El modelo, desmontado totalmente, previo a su ensamble, quedó asì:

Sigue el montaje, paso a paso:

 

 

Volver al inicio

COPYRIGHT (C)  2014  E.Raffaelli, Buenos Aires Argentina